La mala costumbre de arrojar desperdicios en la vía pública por parte de ciertos ciudadanos, ocasiona su acumulación en cunetas y sumideros, dificultando el drenaje de las aguas lluvias.

Este caso es más común en calles aledañas a centros de alto movimiento comercial. Por ejemplo, es recurrente en los alrededores del mercado La Dolorosa, en calle Miguel Valverde desde la García Moreno hasta la 24 de Mayo y parte de la Manabí.

En estos puntos y otros del casco central, las cuadrillas de obreros municipales deben intervenir frecuentemente para sacar de las profundidades de las redes, lodo y desechos, no sólo de los sumideros, sino de las cámaras del antiguo sistema de alcantarillado mixto.

Con el uso de herramientas y un bobcat (mini cargador) se realiza la limpieza, quedando en evidencia los desperdicios extraídos, lo cual debería crear consciencia entre los ciudadanos, colocando la basura en bolsas para su posterior recolección.

82f3fb67-cc73-4ebc-8efc-9ab82da2d9b0

Compartir