Cuarenta años después de que se abrieran las puertas de una lejana galaxia que revolucionó el cine, la saga “Star Wars” afronta su espléndido futuro encumbrada como un descomunal fenómeno de fans y como una extraordinaria e imparable máquina de hacer dinero.

El 25 de mayo de 1977 se estrenó “Star Wars – A New Hope”, la primera película del universo ideado por George Lucas y que con Harrison Ford, Mark Hamill y Carrie Fisher como protagonistas arrasó en la taquilla casi contra todos los pronósticos.

Ya en su tercera trilogía y con millones de apasionados seguidores en todo el mundo cuesta pensar que “A New Hope” no fuera un éxito garantizado, pese a que a primera vista todo apuntaba a un fracaso mayúsculo para el director de “American Graffiti” (1973).

Lo cierto es que la trama de “Star Wars” con su mezcla de humanos, robots y todo tipo de criaturas resultaba bastante incomprensible; los diálogos y el guion dejaban mucho que desear; y el reparto, en fuera de juego ante las decisiones de Lucas, no sabía muy bien a qué atenerse.

“George tenía una visión tan clara en su cabeza de lo que quería que tratar de sacar eso de un actor era un poco una molestia”, dijo con sarcasmo Harrison Ford, según el libro “George Lucas – A Life” (2016) de Brian Jay Jones, mientras que Mark Hamill fue aún más tajante: “Tengo la leve sospecha de que si hubiera una manera de hacer películas sin actores George lo haría”. (EFE)

Compartir