El abogado del vicepresidente Jorge Glas anunció hoy, martes 3 de octubre de 2017, que apelará la prisión preventiva dictada el lunes por la Corte Nacional a raíz de nuevos indicios de su presunta implicación en el caso de supuestos sobornos de la firma brasileña Odebrecht.

Tras visitarlo en la cárcel número 4 en el norte de Quito, el letrado, Eduardo Franco Loor, dijo que su defendido “está muy bien, lleno de fe, de esperanza y está muy firme porque él es un hombre inocente de todos los cargos que se le imputan”.

Consideró que en su momento, la justicia “tendrá que reconocer el gran error” cometido con Glas, antes de acusar a la Fiscalía de “evidente mala fe, porque una presunta fuga es imposible”.
El abogado comentó que en “las próximas horas” presentará el recurso de apelación a esa “injusta y arbitraria prisión preventiva” y señaló que vicepresidente ha pedido hacer uso de dos meses de vacaciones, “para evitar estos rumores de ausencia temporal”.
Reveló que Glas, vicepresidente también en el último período de Gobierno de Rafael Correa, y reelegido en los comicios de abril pasado, “hace muchos años no ha salido de vacaciones”.
Y expresó su confianza en que pueda recuperar la libertad “en los próximos días” además de considerar “no conveniente” la colocación de un brazalete electrónico como medida sustitutiva a la prisión preventiva.
“Me parece que esa decisión es muy vergonzosa a una persona que tiene una alta dignidad ganada en las urnas, y eso sería una humillación, creo que no sería conveniente esa medida”, manifestó en declaraciones a los medios a las afueras del centro penitenciario.
El segundo mandatario se entregó este miércoles a la Policía poco después de que la Corte Nacional de Justicia ordenara su prisión preventiva en el marco de las investigaciones por presunta asociación ilícita dentro del caso de supuestos sobornos de la firma brasileña.
En diciembre pasado, el Departamento de Justicia estadounidense informó de que la constructora Odebrecht había pagado 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de América Latina y África.
Ese informe indicaba que en Ecuador, entre 2007 y 2016, la firma brasileña presuntamente pagó sobornos por valor de más de 35,5 millones de dólares a “funcionarios del Gobierno”, lo que supuestamente le generó unos beneficios de más de 116 millones de dólares.
Además de la información recopilada hace ya meses, nuevos detalles de la investigación relacionada con Ecuador proporcionados por EE.UU. a la Fiscalía en Quito la semana pasada, llevaron a la sustitución de las medidas cautelares contra Glas, que tenía prohibición de salir del país.
La sustitución de medidas también se aplicó al tío del vicepresidente Ricardo Rivera, también investigado por presunta asociación ilícita y sobre quien pesaba la medida de arresto domiciliario y que de madrugada fue trasladado a un centro de rehabilitación social en la provincia del Guayas, en el suroeste de Ecuador. EFE
Compartir