El Tribunal de la Corte Nacional de Justicia declaró culpable al vicepresidente Jorge Glas por el delito de asociación ilícita en el caso Odebrecht.

Glas y su tío, Ricardo R. fueron condenados a 6 años de reclusión en el caso de corrupción de la constructora brasileña

Para otros tres procesados José T., Gustavo M., Kepler V. el Fiscal pidió una pena reducida de 80% de la pena solicitada para los demás procesados. Contra Diego C., el fiscal no presentó acusación. Además, hay otros cuatro involucrados que no son juzgados debido a que se encuentran prófugos, uno de ellos es el excontralor Carlos Pólit.

Glas, retenido desde el pasado 2 de octubre en la cárcel 4 de Quito, fue acusado por el fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno, como autor del delito de asociación ilícita.
Según el Ministerio Público, Ricardo R. habría recibido coimas de la constructora brasileña a favor del segundo mandatario, por cinco obras emblemáticas del gobierno anterior.
El viernes pasado, la Fiscalía de Ecuador pidió reparaciones por un monto global de 33,39 millones de dólares, de los cuales 14,1 son demandados conjuntamente al vicepresidente y su tío, en tanto que el resto se lo reparten los otros seis acusados, según un comunicado de la Fiscalía.
La Fiscalía dijo ampararse en el artículo 11, numeral 9, 78, y 80 de la Constitución, y en otros del Código Orgánico Integral Penal, para exigir reparaciones a las ocho personas que están siendo juzgadas en Quito por ese delito.
También se avala en el testimonio de William Vergara, el perito que ejecutó el informe financiero contable para evaluar los daños presuntamente ocasionados al Estado por la trama de corrupción.
Durante el juicio, la Fiscalía exigió a los jueces la pena máxima de seis años de cárcel a cinco de los ocho acusados, entre ellos el vicepresidente a quien el jefe de Estado, Lenín Moreno, le retiró las funciones por diferencias políticas.
El agravante para pedir la pena fue que Glas era funcionario y por tanto supuesto responsable de todas las presuntas anomalías que se habrían registrado en los sectores bajo su control en el periodo relevante para los hechos que están siendo analizados.
La demanda de reparaciones al Estado debía haber sido presentada por la Procuraduría, pero sus representantes fueron apartados del juicio hace unos días por llegar tarde a la audiencia, lo que llevó al tribunal a declarar en “abandono” la acusación particular.
A raíz de ese percance legal, que dejó técnicamente al Estado sin representación en el proceso judicial, la Fiscalía aseguró que representaba a la ciudadanía y que por ello solicitaría una reparación integral a quienes resulten responsables de la trama de sobornos de la constructora brasileña.
En diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que Odebrecht pagó 788 millones de dólares en sobornos en doce países de Latinoamérica y África.
En el caso de Ecuador, dicho informe señala que entre 2007 y 2016 la constructora brasileña pagó sobornos por 35,5 millones de dólares a “funcionarios del Gobierno”, lo que supuestamente le generó beneficios de más de 116 millones de dólares.
Compartir