El Programa Económico está basado en 4 ejes y 14 medidas que incentivarán la inversión privada nacional y extranjera.

El presidente del país, Lenín Moreno, anunció hoy un nuevo plan de estabilización económica y desarrollo destinado a rescatar al país de su endeudamiento mediante catorce nuevas medidas que giran en torno a cuatro ejes.

El “plan de estabilización” ha sido lanzado después de la entrada en funciones de la nueva ministra de Economía y Finanzas, María Elsa Viteri, hace menos de un mes.
Los lineamientos generales fueron anunciados por Moreno en su discurso semanal a la nación de los lunes, en el que resaltó que se había diseñado en un “ejercicio de democracia y diálogo con todos los sectores”.
Y teniendo en cuenta la opinión de trabajadores, empresarios, académicos y “muchas personas de instituciones” que hicieron su aporte a las decisiones, todo ello con un espíritu de “transparencia”.
“No se puede sostener el crecimiento con deuda (..) sino con mejora de la productividad”, afirmó el presidente en el que es su segundo paquete de medidas para la estabilización y desarrollo después del que presentará el anterior ministro Carlos de la Torre.
Moreno recordó hoy el alto nivel de endeudamiento que heredó de su predecesor Rafael Correa, que gobernó el país entre 2007 y 2017, que ha sido calculado en entre 66.000 y 69.000 millones de dólares.
Junto al “excesivo nivel de endeudamiento” existen, según el presidente, “desfavorables condiciones para la generación de ingresos fiscales”.
Entre las medidas que ha anunciado están la de alcanzar un mayor estabilidad fiscal mediante la reducción del déficit, de forma que este se rebaje de su actual nivel de 5,64% a 2,47% en 2021.
Ello mediante una mayor eficiencia de la recaudación tributaria, la lucha contra la defraudación, mejores condiciones de financiación y la reducción del gasto público, con la “optimización” de todos los servicios del Estado y de su Administración.
Con las medidas de austeridad administrativa Moreno pretende generar un ahorro de unos 1.000 millones de dólares anuales, para lo cuál pedirá a todas las instituciones deshacerse de vehículos, reducir el número de asesores “a la mitad”, controlar los viajes “sobre todo al exterior”, bajar los alquileres y aligerar de personal todas las administraciones públicas, nacionales y locales.
También tratará de buscar una mejora en la balance de pagos controlando la salida de divisa y garantizando la dolarización vigente desde 2000, pero de forma que la nueva política consiga una reactivación de la producción.
“Buscaremos inversiones privadas que sean productivas e innovadoras”, afirmó Moreno sobre otro de los ejes de su nueva política económica, que será llevada a la Asamblea Nacional para hacer aprobar las enmiendas que sean necesarias.
“Esperamos inversiones por 7.000 millones de dólares”, señaló sobre sus intenciones para esta legislatura.
El fortalecimiento del sector privado asume en ese sentido un nuevo papel dentro de su estrategia de desarrollo económico.
“Estamos consolidando un ambiente de confianza y de previsibilidad jurídica y tributaria”, indicó Moreno, quien ha introducido en el nuevo plan la posibilidad de reducir el impuesto a la salida de divisa si el desarrollo genera el ingreso de moneda y la dolarización se preserva de forma natural.
Junto con ello, el presidente se ha comprometido a no elevar los impuestos a las clases menos pudientes y a ayudarles a tener acceso a créditos para poder alentar el desarrollo.
“No vamos a subir impuestos, vamos a recaudar más”, sentenció el presidente para tranquilizar a la población del temor de un posible “paquetazo”, término por el que, en Ecuador, se conoce la imposición de nuevos tributos de alcance generalizado. EFE

Compartir