Gianpiero es la nueva cara latina del Kizomba, un género musical y un baile que comenzó a componerse entre finales de los años setenta en Angola y que se ha fusionado en la actualidad con ritmos como el pop, cumbia y urbano.

El artista ya demostró su éxito con los temas “Serena” y “Tengo la Noche” y ahora pretende seguir en la preferencia del público con su tema “Kizumbia” que ha lanzado al mercado en colaboración con Nápoles, conocido productor venezolano  (que ha realizado versiones remixes para grandes artistas como Enrique Iglesias y Maluma).

La canción  incita al romance, al coqueteo,  y la conquista. La letra fue compuesta por Jorge Luis Bohórquez y exterioriza  la belleza de una mujer de piel morena,  que conoce inesperadamente en la playa,  convirtiéndose en  amor a primera vista.

El video oficial de “Kizumbia” fue grabado en las hermosas playas de General Villamil, en la provincia de Guayas, bajo la dirección de Rafael Cedeño junto a TrupakStudios, donde se muestra un contraste entre escenas de día y de noche,  totalmente coloridas, en las que prevalece el ambiente de playa, fiesta, y diversión.

La presentación del tema en las tiendas digitales a nivel mundial fue el 13 de abril a través de la casa disquera BORKIS, y la distribución de la multinacional Sony Music Latin.

Gianpiero inició su carrera en noviembre del 2016. Su segundo sencillo “Tengo La Noche” cuenta con más de 348 mil visualizaciones en la plataforma Youtube.

Con ‘Serena’, Gianpiero logró convertirse en un artista de las tiendas digitales, pues la canción alcanzó el Top 10 de Playlist ‘Ecuador Most Viral 50’ en Spotify.

El amor por la música comenzó desde su niñez, cuando aprendió a tocar teclados y guitarra. Ya como adolescente consiguió tocar en el bar-café Liverpool, del sector de Urdesa, al norte de Guayaquil. “Para mí fue la felicidad, era hacer algo que me conectaba con la gente”.

Ahora, con una carrera en ascenso, piensa en grande. “Estoy viviendo el sueño, quiero llegar lejos, y exportar nuestra música”, dijo al diario nacional El Telégrafo.

Compartir